Es una realidad que el universo de las impresoras y sus útiles es un gran desconocido por la mayoría de los consumidores, como confirma un reciente estudio europeo sobre consumibles e impresoras. El continuo bombardeo de información opuesta por parte de fabricantes de impresoras y de compatibles provoca que el consumidor solo reciba un halo de incertidumbre respecto a todo lo relacionado con su impresora.

A continuación, desmentimos algunos de los mitos sobre impresoras más comunes, que han llegado a provocar guerras entre consumibles originales y compatibles, llegando en algunas ocasiones a términos de legalidad.

Algunos de esos mitos que hoy queremos esclarificar son los siguientes:
  1. La calidad de impresión se reduce, cuando la cantidad de tinta en el tóner disminuye. Esto no sucede, pues la cantidad en este caso no va relacionada con la calidad, ya que se han desarrollado nuevos consumibles tanto originales como compatibles que garantizan buenas impresiones en toda la vida útil del consumible.
  2. Otro mito es no querer cambiar el consumible en cuanto aparezca el mensaje de tóner bajo,  debido a que se  cree gastar más tinta y dinero. El avance tecnológico  evita que existan estas pérdidas de tinta, ya que se muestra la cantidad de copias exacta que se pueden realizar con un tóner.
  3. Se llega a pensar que los mensajes que informan sobre el nivel del tóner es estándar, no siendo esto cierto.
  4. El coste del tóner es inversamente proporcional al precio de la impresión por página. Esto no tiene sentido, pues el precio no va en relación al número de páginas que imprimen, lo que un precio más elevado no significa que el consumible rinda más.
  5. No se puede calcular el número de páginas final que se pueden imprimir con un cartucho. Esto tampoco es cierto, pues se puede conocer de forma adicional la cantidad de tinta que presenta el tóner en todo momento. Algunas impresoras van marcando el número de folios que puedes imprimir antes de que se termine la tinta del consumible.

EN DEFINITIVA: Dado el enorme volumen de información sesgada presente en internet es fácil recibir noticias contradictorias entre sí, por lo que debemos prestar especial atención para no caer en la trampa de empresas que quieren “obligarnos” a consumir sus productos.


    0 commentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *