La impresión 3D esta siendo cada vez más utilizadas en cualquier ámbito de la vida, capaz de materializar casi cualquier idea, lo único negativo hasta ahora es que se trata de un proceso lento y que requiere paciencia. Algunos investigadores están tratando de acelerar el proceso y aseguran que a través de la luz consiguen impresiones 3D en 30 segundos

Los investigadores que están desarrollando esta idea, lo hacen sobre todo pensando en la impresión de prótesis u órganos, ya que la rapidez de impresión podría salvar muchas vidas. 

 

La luz como solución

La investigación se esta realizando en Ecole polytechnique fédérale de Lausanne (EPFL). Según las publicaciones de estos investigadores, se ha desarrollado un técnica de alta precisión para imprimir objetos 3D pequeños y suaves en 30 segundos. 

 

El método utilizado se basa en el principio de tomografías, que se basa en el uso de una fuente motorizada de rayos X. En este caso se aprovecha la fotosensibilidad de una resina, iluminando con láser desde varios ángulos y con la acumulación de luz se solidifica. 

 

Esta es la explicación de porque logra completarse en un tiempo menor que la impresión 3D convencional, ya que esta funciona con capas y esto hace que el proceso sea bastante más largo. De momento, solo se habla de productos pequeños, de unos dos centímetros, pero con una precisión del 80%, pudiendo ser desde hidrogeles hasta sólidos. Con este método se puede imprimir dentro de compartimentos, y de esta manera evitar que se contamine lo impreso. 

 

Las empresas se muestran interesadas 

Esta nueva técnica ha llamado la atención de empresas por su uso especialmente en campos como la biología y la medicina, ya que se pueden imprimir tejidos blandos, órganos e incluso protectores dentales. De momento la empresa Readily3D está colaborando en el desarrollo de este método para llevarlo al mercado. 

 

Paul Delrot, CTO de Readily3D nos dice: “Todo se fundamenta en la luz. El láser endurece el líquido por el proceso de polimerización. Dependiendo en qué estamos construyendo, usamos unos algoritmos u otros para calcular exactamente qué necesitamos que hagan los haces, desde qué ángulos y en qué dosis”. 

 

Esta técnica esta cada vez más consolidada y puede que pronto la veamos a la luz. Además, cada vez son más las empresas interesadas en que el proyecto salga a delante, ya que proporcionará grandes ventajas en los distintos ámbitos mencionados anteriormente. 

 

Categorías: Rec-line

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *